martes, 22 de julio de 2014

Diario de una sumisa.

Hace tiempo que no había podido leer un libro, pero el día de ayer andaba con insomnio y en fin tome un libro al azar y el elegido fue: El diario de una sumisa de Sophie Morgan.  

¿De qué va? Bueno para no hacer el cuento largo ve de la autobiografía contada en primera persona de Sophie, una sumisa y como es que llego a descubrir que lo era. No es la gran ciencia la verdad, no tiene mayor explicación.  


Opinión: A decir verdad me gusto mucho, está muy bien narrado, es fácil de leer (lo termine en una noche) y te cuenta sin romantizar como es el mundo del BDSM (Bondage. Disciplina. Sumisión-Sadismo. Masoquismo), y trata de explicar el porqué le gusta esa vida. Sophie no es ninguna enferma mental o sufrió algún gran trauma en la niñez; de hecho ella tuvo una formación muy normal. Se crio en una familia cariñosa, estudio una carrera, tiene un trabajo de periodista que ama, es inteligente e independiente, tiene amigos…su mundo es bastante normalito y lleva una vida estable. Lo único que la diferencia de los demás es que le gusta que la sometan, que la humillen y que le peguen en la cama.

Claro que todo lo que le hacen sus parejas en turno es con su pleno consentimiento y porque le pone al 100% esto (no soy quien para juzgar, a ella le gusta). Pero eso no quiere decir que lo haga con cualquiera, ella decide a quien le va a dar el control. Este no es un libro para cualquiera, de hecho cuenta con muchas escenas de sexo y narra con detalle las formas en que se deja someter, golpear y humillar. Van desde unas simples nalgadas, hasta ser latigueada 100 veces y si hay sangre, lágrimas y mucho, mucho dolor.

Me agrado leerlo, porque fue una lectura ligera, está muy bien escrita, te transmite y explica de forma muy directa las cosas. Y con el perdón de los fans de las 50-malditas-sombras-de-Grey es agradable saber que hay libros contemporáneos que hablan del tema D/s con la verdad y la relación es de me dejo pegar y someter porque me pone, y confío lo suficiente en mi pareja para hacerlo. A me dejo pegar porque lo amo y no quiero que me deje, y eso para mí en una ENORME diferencia.

¡Toma eso 50 Sombras de Grey!

No hay comentarios:

Publicar un comentario